Personal del Servicio Médico Forense y Peritos de la Fiscalía Regional C, mostraron lo mucho que les importa trabajar de manera limpia y eficaz en las “áreas de intervención” donde buscan indicios que ayuden al Ministerio Público Común a resolver crímenes o muertes accidentales, como ocurrió con Martín, a quien un autobús de la ruta Monte Blanco lo atropello causándole la muerte, afuera del Mercado El Dorado.

Todo estuvo bien dentro de lo que es la actividad desarrollada por el perito y, cuando él experto dio la orden al chofer de la camioneta de traslado de cadáveres, se notó que la capacitación que reciben en la Fiscalía General del Estado es insuficiente porque no les enseñaron “técnicas de búsqueda de botes o bolsas para la basura o indicios desechables generados en las áreas de intervención”.

Luego de “embalar” el cuerpo en una bolsa de plástico blanca y subirlo a la camioneta del Servicio Médico Forense, el personal de la Fiscalía Regional C dejó “olvidada” la manta azul con que cubren los cadáveres, además de los guantes que emplean peritos y “cargadores” de las personas muertas para efectuar esta labor y un tenis que formaba parte del indicio principal del finado.

Si usted busca las cualidades de un perito, le aparece que debe de ser una persona con Ética profesional y personal, Honestidad, Objetividad, Prudencia y Veracidad, algo que al parecer esta persona no tubo.

Es triste ver como en algo tan delicado, no se tiene la precaución que merece, ¿Qué les cuesta llevárselas en la camioneta y tirarlas en los depósitos que, suponemos, tienen en la morgue?

despirta guanjuato