La empresa triturados de cedral o TRICESA devasta el área de las siete luminarias de Valle de Santiago misma que fue declarada área natural protegida desde el año de 1997 con una superficie superior a las 8900 hectáreas de terreno y que abarca los cráteres de esta hermosa zona de Guanajuato.

La empresa dedicada a la extracción de grava y arena para la industria de la construcción devasta enormes cantidades de terreno en esta zona natural dando al traste con flora y fauna y dejando una huella terrible e indeleble en la geografía vállense que ya se puede apreciar seriamente afectada, ya que no es una sola empresa minera la que lleva a cabo actividades en esta reserva ecológica, desde el aire se pueden apreciar múltiples zonas donde empresas mineras han realizado explotación a cielo abierto, el tipo de minería más nocivo y dañino para el medio ambiente ya que destruyen por completo el terreno modificando incluso la geografía del lugar en cuestión. Acaban literalmente con cerros enteros

Actualmente los cráteres de Valle de Santiago se ven amenazados por la sed voraz de estas empresas mineras a las que poco o nada les importa el acabar con una zona natural protegida. Lamentablemente tampoco al gobierno del estado ni federal les importa, pues ellos son los que otorgan los permisos para que se lleven a cabo estas actividades.

despirta guanjuato