¿Qué es la cultura de la cancelación? Es un concepto que básicamente consiste en que un personaje público dice algo inconveniente u ofensivo, y rápidamente desencadena una reacción que busca la «cancelación» de su persona, esto es una serie de boicots a su labor profesional, o a la plataforma que le sirve de altavoz a sus reflexiones, a sus empleadores, etc. En definitiva, supone el fin de su reputación.

Se produce una reacción pública, a menudo alimentada por las redes sociales progresistas, asegura el portal estadounidense de noticias y opinión Vox, y luego vienen las llamadas públicas para cancelar a la persona, es decir, para acabar su carrera o revocar su prestigio cultural.

La cultura de la cancelación se refiere a la práctica popular de retirar el apoyo («cancelar») a figuras públicas o empresas después de que hayan hecho o dicho algo considerado desagradable u ofensivo. La cultura de cancelación generalmente es realizada en las redes sociales en forma de vergüenza grupal.

El libre intercambio de información e ideas se está volviendo cada vez más restringido, algo que si bien se espera «en la derecha radical», el fenómeno plantea que «la censura también se está extendiendo más ampliamente en las izquierdas, con «una intolerancia de puntos de vista opuestos, una moda para la vergüenza pública y el ostracismo, y la tendencia a disolver cuestiones políticas complejas en una ceguera moral incapacitante.

Es decir, la postura se mueve en radicalismos, donde los contrarios deben ser cancelados y los que piensan igual defendidos a pesar de ser una fichita, incluso elevados a una condición de semidioses.

El rencor social de una generación de cristal (la que por cierto también incluye adultos y adultos mayores) vaciado a través de medios y redes sociales, es utilizado por los gobiernos para darle vuelo a la venganza y la cancelación, para llevar los temas sociales, económicos y sociales a un nivel de pleito callejero entre compadres ebrios, un descrédito de lo importante, para darle cabida al salvajismo.

Deneck Inzunza.