La creencia en la brujería es común en numerosas culturas desde la más remota antigüedad, y las interpretaciones del fenómeno varían significativamente de una cultura a otra. En el Occidente cristiano, la brujería se ha relacionado frecuentemente con la creencia en el Diablo,

Debido a esta relación de la brujería con el satanismo Entre los siglos 15 y 18 se dio una persecución particularmente intensa de la brujería, conocida ahora como caza de brujas.
Los estudiosos actuales del tema dan una cifra aproximada de 110 000 procesos y por lo menos 60 000 ejecuciones, que en su mayoría se ejecutaban quemando vivos a los culpados de brujería. Sin embargo se cree que fueron muchísimos más.

La brujería según múltiples pensadores ha sido una respuesta del ser humano ante lo desconocido que siempre ha infundido el temor en los seres humanos que tratan de obtener respuestas a lo inexplicable, hechos que siguen sucediendo hoy en dia pues tan solo en el año 2012 una mujer acusada de brujería fue quemada viva en Antioquia Colombia.

En México tenemos a los hechiceros naguales los cuales según la creencia popular son seres humanos con la capacidad de convertirse en distintos tipos de animales desde coyotes, pumas, hasta gatos domésticos y búhos.

En el año 2010 La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió que realiza un fraude quien lucra indebidamente con las preocupaciones, las supersticiones o la ignorancia de las personas, por medio de supuestas evocaciones de espíritus, adivinaciones o curaciones u otros procedimientos carentes de validez técnica o científica y se especificó que no se penalizaría la práctica espiritual o ideológica, sino el engaño fraudulento que tiene como consecuencia un traslado patrimonial al explotar las preocupaciones, supersticiones o ignorancia del sujeto pasivo, causándole un detrimento en su haber patrimonial, debido al lucro indebido del activo.

Sin embargo hoy en día la brujería y la adivinación siguen en continuo y abierto uso en México y los curanderos brujos y adivinadores se anuncian sin ninguna preocupación en las redes sociales evolucionando así sus métodos pues en estos días los brujos y adivinadores pueden hacer sus artes vía telefónica únicamente recibiendo las fotos de los interesados y todo el proceso se lleva a cabo a través de las redes sociales

Estas personas se dedican como ellos le llaman a pescar mediante sus anuncios a personas con dificultades económicas ofreciéndoles una posible solución a todo tipo de problemas, incluso económicos , claro todo a cambio de una buena remuneración económica…

Hoy en día la brujería y la santería en México cobran cada vez más popularidad y adquieren más adeptos en lugares como Catemaco en Veracruz y el mercado de Sonora en la ciudad de México son lugares de encuentro muy populares y concurridos en nuestro país, sitios donde se da fe, de lo vivas que se mantienen estas prácticas ocultistas, pues no son pocas las personas que aseguran haber experimentado la brujería en su vida, muestra clara de que lo oculto habita aun en este mundo alcanzado por la tecnología y el pensamiento científico