Jill, un perro de la raza Golden Retriever, dejo impactados a miles internautas luego de que se publicara en Instagram un video grabado en Japón donde se puede apreciar al can buceando de manera bastante habilidosa para sacar con la boca un ladrillo que se encuentra bajo el agua.

En la curiosa grabación, que cuenta con más de 110.000 visualizaciones, se ve al animal sumergiéndose en el agua. Tras un primer intento fallido, el perro sale a la superficie, llena de nuevo sus pulmones de aire y, esta vez sí, logra llevar a cabo su cometido.

El animal se ganó la admiración de los internautas, que aplaudieron tanto su destreza como su perseverancia. Un claro ejemplo de que no hay que dejarse derrotar y seguir hasta conseguir lo que deseas.