A principios del mes de Octubre, habitantes de la comunidad de La Cruz, en Celaya, sufrieron de un mal que ha estado azotando a varios municipios del estado, tras los escurrimientos y las abundantes lluvias, así como el desborde de un arroyo, provocaron la creación de una enorme grieta que además de sorprender a la comunidad, ha dejado daños en por lo menos 40 viviendas.

Esta apertura de la tierra, que abarca mas de 100 metros de longitud, se ha ido expandiendo invadiendo casas y dañando la estructura de estas. De las cuales, por el daño estructural sufren riesgo de colapsar, entre las que se encuentran una escuela, seis comercios y dos calles.

Las afectaciones han sido tales, que los mismos habitantes temen por su seguridad, y aunque al lugar asistió personal de Protección Civil (PC), en compañía de una geóloga para levantar su reporte y elaborar una ficha informativa, los habitantes pedían la presencia del presidente municipal, quien no se ha parado en el lugar, sino que ha enviado personal a tratar el tema.

Los afectados de la enorme grieta, reprocharon al presidente municipal la desatención de acudir personalmente a verificar los daños y platicar con los afectados, quienes aseguraron mas ayuda de los mismos comunitarios afectados, que de la administración.

Por ello, al cuestionarle al presidente, porque había dejado a un lado a los a damnificados, rápidamente respondió que no se les había abandonado y que ya se les había enviado gente para atenderlos, anunciando que en próximos días podría reunirse con ellos.

El presidente no supo estimar daños en materia económica, aunque  adelantó que tampoco hay recursos actualmente para solventar las afectaciones, por lo que tendrá, que recurrir a la ayuda del estado.