Al parecer la justicia no se cumple en México o al menos ponen en duda como actúan las autoridades, pues se ha dado a conocer este 30 de diciembre Javier Duarte y César Duarte, podrían salir de la cárcel, solo por bien portaditos.

Javier Duarte Ochoa, exgobernador de Veracruz y César Duarte, exgobernador de Chihuahua, son acusados por desvió de recursos desde sus administraciones hacia empresas fantasmas, además el veracruzano es señalado por delincuencia organizada, específicamente por desaparición forzada, por lo que se le dio 9 años de prisión.

Por otra parte, el mandatario fue acusado de aplicar agua destilada a niños con cáncer, en lugar de medicamentos.

No obstante, se dio a conocer que ya cumplió más de la mitad de su sentencia y puede solicitar su libertar anticipada tan solo por ser niño bueno dentro de prisión. Pareciendo que sus delitos simplemente se borraron.

Mientras que César Duarte, también puede quedar libre, porque puede convertirse en testigo colaborador del gobierno, y “ayudar” en la investigación de otros casos de corrupción, cuando él también fue corrupto.

El pasado 14 de diciembre, el presidente López Obrador aseguró que, en su opinión, “si se da a conocer sobre complicidades mayores y si se va a recuperar dinero mal habido yo estoy de acuerdo en eso, esto es lo que dijo ante la opción de liberación.