Japón despojó hoy a Corea del Sur de su estatus de «socio comercial preferente», una medida que ahonda una creciente crisis entre ambos países, los aliados más importantes de Estados Unidos en Asia y amenaza las cadenas de producción globales.

La decisión fue aprobada por el gabinete del primer ministro, Shinzo Abe, y amplía las trabas que Tokio ya aplica desde el 1 de julio a los materiales químicos básicos como poliamida fluorada, resina fotosensible y fluoruro de hidrógeno que adquieren compañías surcoreanas para fabricar pantallas y chips de memoria.

La disputa se suma a la guerra comercial que desde hace un año libran Estados Unidos y China y multiplica los temores a un impacto sobre toda la economía mundial.

De hecho, los mercados de Asia se desplomaron hoy por la amenaza lanzada ayer por Washington de gravar todas las importaciones chinas desde septiembre y por el anuncio japonés sobre Corea del Sur.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here