La Compañía Eléctrica de Tokio planea verter al océano Pacífico agua radiactiva procedente de la central nuclear de Fukushima porque se está quedando sin espacio en los tanques en los que almacenaba el líquido, según ha informado este martes el ministro de Medio Ambiente de Japón, Yoshiaki Harada.

Después de que la planta nuclear sufriera las consecuencias del terremoto y el posterior tsunami en 2011, TEPCO comenzó a almacenar en tanques de las instalaciones más de un millón de toneladas de agua contaminada. Estos tanques, según la compañía, se quedarán sin espacio para el año 2022.

«La única opción será verter el agua en el mar y que se diluya», ha dicho en rueda de prensa en Tokio el ministro de Medio Ambiente de Japón. «Todo el Gobierno va a discutirlo pero me gustaría ofrecer mi sencilla opinión», ha indicado. La decisión del Gobierno sobre el destino final del agua radiactiva está a la espera de un informe de un grupo de expertos. Harada no ha concretado qué cantidad de agua contaminada se verterá al mar.

Un eventual vertido de agua contaminada al mar provocará probablemente el enfado de países vecinos como Corea del Sur, que ya convocó en agosto a un diplomático de la Embajada de Japón para pedir explicaciones sobre los planes del Gobierno nipón con el agua radiactiva de Fukushima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here