La inquietud se desató en un penal de Puebla cuando hallaron a un inocente bebé abandonado y en la basura, así se informó el 20 de enero.

Por lo que se emprendió una investigación en el Cetro de Reinserción social, CERESO, de San Miguel, ya que dieron a conocer que el menor fue sustraído de un anfiteatro capitalino, lo que fue dicho en voz de Saskia Niño de Rivera, titular de la organización Reinserta.

Esta indagación se abre después de que la organización Reinserta A.C. reportó que el menor se encontraba registrado en la Ciudad de México.

Para determinar el origen del cuerpo, la Fiscalía de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Coordinación de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas capitalina colabora con las autoridades de Puebla.

El bebe fue hallado en condiciones deplorables, pes estaba en un contendor de material de plástico reciclable, cubierto con cal y dentro de una bolsa.

De manera preliminar se dijo que el pequeño inocente fue utilizado para ingresar droga a la institución y luego simplemente deshacerse de él.

El hallazgo es un ejemplo más de la crisis que se vive en los penales de México. En dicho penal ya se había presentado una riña, donde hubo fallecidos.