Guanajuato y su crisis hídrica; de sequias a inundaciones, la realidad de ahora.

Varios municipios del estado de Guanajuato, se enfrentan a las lluvias torrenciales que toda esta temporada ha traído consigo; Silao, Guanajuato, Celaya, San Francisco del Rincón, Purísima, Pénjamo, Abasolo, Pueblo Nuevo, León, Cuerámaro y Salamanca, los que actualmente presentan afectaciones.

El desborde de ríos por la saturación de las presas y la falta de tregua de las lluvias, ha ocasionado que las inundaciones estén a la orden del día y esto mantenga a las autoridades al filo del cambio de hoja.

En el estado, tres de las principales presas, que a mediados del 2020 y a principios del 2021, presentaban una alarmante crisis de sequía, se enfrentan ahora a su opuesto,  el lleno completo de estos cuerpos de captación. La presas de la Purísima, Allende y Solís, se encuentran a su máxima capacidad.

De acuerdo con el sistema nacional de monitoreo de las principales presas de México de la CONAGUA, la presa de la purísima, se encuentra  al 107% de su capacidad, comenzando a llenarse desde el pasado 28 de Septiembre.

La presa de Allende, según el mismo portal se encuentra a un 105% de capacidad con un almacenamiento actual de 180.095 hm3. Mientras que la presa de Solís, es la de, las tres, que mas esta sobrepasada, con un estado actual de 119%, con un almacenamiento actual de 948.103hm3 y la cual desfoga 100 metros cúbicos por segundo hacia la laguna de Yuriria, la que por cierto, se mantiene al 101% de su capacidad con un almacenamiento de 325.195 hm3.

Aun así, con estas principales presas a tope, el servicio meteorológico nacional ha pronosticado que seguirán registrando fuertes lluvias en algunos municipios como Irapuato, Sa miguel de Allende, Dolores Hidalgo, San José Iturbide, Doctor Mora, Victoria, Xichú y Atarjea.

No obstante, aunque las lluvias han ayudado a recargar las presas, los mantos freáticos no se han recuperado, pues fueron casi dos años de sequia los que se vienen arrastrando, expertos señalan que se requeriría que tienen que llover por lo menos 5 mas así de intenso, para poder empezar a tener esas recargas de agua, aunque la tecnificación para utilizar mas el agua superficial y dejar de extraer agua de los pozos es una mejor alternativa.

En Guanajuato, hay 15 mil 297 pozos  activos, de los cuales, 84% son explotados por el sector agrícola, 13% utilizados por el publico urbano y 3% por el sector industrial. En agua subterránea se extraen 3824 millones de metros cúbicos y la recarga es de 2783 millones dé metros cúbicos, que implica un déficit de 1041 millones anuales, de acuerdo con datos de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato.

Y aunque existe una regulación de los pozos que hay en el estado, no ha sido suficiente para detener la demanda de la extracción, pese a que en el Diario Oficial de la Federación en la publicación del 10 de Marzo de 1951, estableciera veda por tiempo indefinido  para la excavación de norias y galerías filtrantes y la perforación de pozos, para el aprovechamiento de aguas subterráneas, en la zona que circunda los manantiales de Guanajuato.

En dicho documento en el apartado del acuerdo general, dentro del articulo primero, se estableció la suspensión provisional del libre alumbramiento de aguas del subsuelo en las perforaciones de los acuíferos, no permitiendo la perforaciones de pozos, la construcción de obras de infraestructura o la instalación de cualquier otro mecanismo que tenga por objeto incrementar el volumen de extracción autorizado o registrado previamente por la autoridad.

Recientemente, entre CONAGUA y la comisión estatal del agua, se acordó la regulación de los pozos de uso agrícola presentes en la zona urbana para frenar el mercado irregular y de esta manera asegurar la suficiencia para uso urbano.