Los estragos de la sequía por la que atravesamos hoy por hoy en Guanajuato son cada vez más dramáticos. Tanto que la muerte comienza a hacerse presente propiciada por la escases del vital líquido, pues así como su presencia es vida, su ausencia significa inexorablemente la muerte, el fin de la vida, la extinción.

Un caballo muerto de sed es la terrible postal que este lunes 19 de abril del 2021 nos envían desde el poblado de calderones ubicado al oriente de Guanajuato capital, a pesar de su cercanía con la mancha urbana la escases de agua ha llegado a tal nivel en este poblado que animales domésticos como este equino han comenzado a morir, un terrible recordatorio de lo frágil que resulta la vida y  la catástrofe que podría desatarse si las lluvias no llegan pronto.

En recientes días en Redes Sociales se han estado llevando a cabo diversas campañas para la conservación y el cuidado del agua y también para llevar agua en bebederos portátiles para los animales urbanos y del campo que actualmente atraviesan grandes dificultades para conseguir un poco de agua, sin embargo la sequía prolongada junto con los fuertes  y numerosos incendios  generados en recientes días han orillado a la muerte a cada vez más animales salvajes, y la situación parece solamente estar empeorando, mientras las lluvias no lleguen la situación se agrava día con día.

Solo nos resta como sociedad cuidar más que nunca el agua y no olvidar estos tiempos cuando las lluvias regresen pues debemos tener presente que el agua dulce es un recurso finito que debemos procurar todos, todos juntos debemos idear y llevar a cabo nuevas estrategias a fin de evitar quedarnos sin agua definitivamente.