Fueron dos sujetos con ropa oscura los que asesinaron al parroquiano dentro del Bar El Peregrino, quienes estaban dentro del inmueble no apreciaron sus características físicas debido a lo imprevisto de la acción y a que llegaron rápido, dispararon y se dieron a la fuga.
Aunque no han dado a conocer su nombre de manera oficial, trascendió que era apodado “Calo” y murió a consecuencia de tres disparos que le asestaron sus victimarios.

El crimen quedó registrado por la policía ministerial a las 19:15 horas del martes, según un testigo que declaró ante los agentes investigadores, a eso de las 19:00 horas había varios clientes dentro del Bar y el finado se encontraba sentado en una mesa.

De acuerdo con esta versión, entraron dos sujetos que portaban chamarras negras y caminaron hasta la víctima escuchándose tres detonaciones y, cuando el testigo levantó la vista, vio al hombre tirado en el suelo con mucha sangre manando de su cuerpo.

A los pocos segundo sobrevino el deceso del agredido y, minutos más tarde, arribó la policía municipal para acordonar el área a fin de que nadie interviniese en la escena del crimen.