Jaime Arroyo Cárdenas, jefe del grupo Salvatierra de la Agencia de Investigación Criminal, murió al ser rafagueado a las 9:35 horas de este viernes a bordo de la camioneta oficial a su cargo sobre la carretera Salvatierra-Yuriria, a la altura de la comunidad de San Pedro de los Naranjos.
Presuntamente, los agresores del policía ministerial iban siguiéndolo desde que salió a laborar, viajaban en dos camionetas, una Durango, Blanca, y una Ford Lobo, dorada.
Cuando le dieron alcance en esta zona de reducción de velocidad, se emparejaron y empezaron a disparar por el costado izquierdo.
Las ráfagas de balazos se incrustaron en la carrocería y parabrisas, luego descendieron de las unidades y dispararon a corta distancia para asegurarse de haberlo matado.
Toda la escena fue atestiguada por comerciantes y automovilistas, sin embargo, no accedieron a hablar de manera abierta sobre el crimen, acontecido casi frente a un negocio de venta de carnitas.
Jaime Arroyo quedó muerto al instante, sentado tras el volante de la camioneta marca Chevrolet, blanca, placas GG 38294.
Al parecer, iba acompañado por otro elemento ministerial, quien solicitó apoyo a su base, de inmediato, agentes de los municipios aledaños acudieron al lugar y a la cabecera municipal.
De Celaya, salieron al menos 20 vehículos, entre camionetas y autos compactos, con torreta abierta y causando expectación entre los habitantes de la zona sur del municipio.
Por su parte, agentes del Mando Único Policial de Valle de Santiago, Salamanca, Moroleón, Yuriria y Uriangato instalaron filtros en la entrada a esos municipios, pero el resultado fue negativo ya que los criminales no llegaron a esas localidades.
Cerca de las 10:00 horas, el área cercana al jardín principal de Salvatierra se atestó de camionetas de ministeriales porque reportaron que en la calle Leandro Valle observaron hombres armados y vestidos con playeras blancas.
En este lugar, el resultado de la búsqueda también fue negativo, a la tarea de sumó un grupo de policías militares.
Contrario a lo que ocurre en otros casos, los peritos y la unidad del Servicio Médico Forense arribaron con prontitud para recopilar casquillos ordenar el traslado del cadáver a la morgue.

Ante esto, El Procurador General de Justicia del Estado, Carlos Zamarripa instruyó a la Subprocuraduría de Justicia en la Región C para que esclarezca el hecho.

La Unidad Especializada en Investigación de Homicidios de la Región y una célula de la Agencia de Investigación Criminal, acudieron al lugar en donde se corroboro que la persona sin vida es un Agente de Investigación Criminal que respondía al nombre de Jaime Arroyo Cárdenas.

El equipo AIC de la Procuraduría de Justicia del Estado ha designado a un grupo de expertos forenses y Agentes de Investigación de campo para realización de estudios que permitan recabar pruebas o indicios para identificar a los probables inculpados y llevarlos ante un Juez.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guanajuato condena y lamenta profundamente el fallecimiento del Agente de Investigación Criminal, se solidariza con su familia y refrenda el compromiso para el esclarecimiento del caso, desplegando las acciones necesarias y destinando los recursos pertinentes que permitan clarificarlo. La investigación sigue su curso hasta tener plena certeza del mecanismo de los hechos que obran dentro de la carpeta de investigación.