Estados unidos y México, entraron en una guerra comercial a partir de esta noche, al imponerse aranceles unos a otros con los mayores daños para los consumidores de ambos países.

La decisión de Estados Unidos de imponer a partir de este primero de junio los impuestos al aluminio y acero nacionales, llevo al gobierno mexicano a anunciar medidas similares en represalias por las acciones que llamo injustificadas e inadecuadas.

Para el representante del consejo nacional de organizaciones ganaderas, se trata de una guerra comercial que dificultara aún más el dialogo para alcanzar un nuevo acuerdo comercial con los estadounidenses.

El nuevo impuesto del 25% fue anunciado por la casa blanca desde marzo pasado, pero había sido aplazado para ver si las naciones afectadas ofrecían algún tipo de concesión compensatoria.

En los primeros minutos luego del anuncio, la bolsa de nueva york reacciono a perdidas, si bien la medida puede beneficiar a la industria Estado Unidense, esto significa un golpe duro para la moneda mexicana que está en el camino a la depreciación

despirta guanjuato