“El que juega con fuego ciertamente se quemará”, esas fueron las palabras del

representante del Ministerio de Wu Qian, después de que Estados Unidos informará de la posible venta de armas a Taiwán.

El Ministro de Defensa de China ha cadenado energéticamente la aprobación por parte del departamento de Estado de Estados Unidos la posible venta a Taiwán de 4 drones de combate no tripulados MQ-9 Reaper con equipos relacionados y ha tachado estas acciones como un “un juego con fuego”.

Además, aseveró que el ejercito de liberación de China jamás permitirá que ninguna fuerza divida el territorio sagrado de nuestra patria, amenazando con un golpe devastador.

Mientras que el vocero destacó que el tema de Taiwán afecta a la soberanía e integridad territorial de China, así como a los intereses más importantes del país y expresó que ninguna injerencia externa es aceptable.

Esta venta le costará a la pequeña nación insular 600 millones de dólares y esta transacción será posible solo si la certifica el Congreso estadunidense, sin embargo, este trato también dañaría seriamente los intereses de la seguridad de China y afectaría la relación con estados Unidos.