Las construcciones no tienen cimientos, se trata de las ya famosas planchas de tepetate sobre las que se acomodan las mallas y los castillos prefabricados. Los muros son de materiales prácticamente desechables que propician que hasta los más mínimos ruidos se escuchen de casa a casa.

Muchas veces los inquilinos optan por enjarrar los acabados en busca de un poco de privacidad. Los inquilinos han denunciado filtraciones en las casas derivadas del mal diseño y  pésima construcción de los desagües que bajan por una canaleta desde el techo por dentro de los muros. Para luego salir en contra de la gravedad por una rendija al frente de las casas que comúnmente se llenan de basura tierra o hierbas, lo que ocasiona que se tapen que el agua se estanque y comiencen las filtraciones, esto cuando no hay trozos de unicel o cemento, dejados ahí por la prisa con que se fabrican las viviendas ocasionando la misma problemática que múltiples vecinos del manantial han manifestado desde hace años. Por otra parte se han denunciado también  grietas y asentamientos derivados de la deficiente cimentación en la que sostienen las casas que construyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here