En aparente estado de intoxicación saltó la barda de la escuela y llegó a la cocina de la cooperativa.

Ahí tomó un par de cuchillos y salió al patio central, donde los menores estaban en el recreo, tomó a una maestra y a un niño, uno en cada brazo.

Luego amenazó con asesinarlos y decía ser el diablo.

Al lugar llegaron marinos, soldados, elementos de la Fiscalía estatal y policías municipales.

Un agente de la Fiscalía se hizo pasar por un doctor, en un primer intento le pidió que le entregara al niño con el argumento de que se estaba deshidratando.

El secuestrador dijo que sí y pidió un micrófono.

Una maestra se acercó para entregárselo, pero el hombre también la convirtió en su rehén, por lo que ya tenía dos maestras en su poder.

Luego de tres horas, el secuestrador pidió dos dosis de la droga cristal, el agente le ofreció cervezas, cosa que aceptó, y cuando le dio el envase logró someterlo junto con personal de la Marina.

Según los agentes, las palabras del sospechoso no eran coherentes y carecían de sentido, motivo por el que se cree que el sujeto podría estar bajo la influencia de alguna sustancia o padecer sus facultades mentales.

Todos los estudiantes y las profesoras quedaron a salvo, el responsable está detenido.

Finalmente, Personal de Protección Civil de Nayarit, bajo el resguardo de diferentes corporaciones, procedió a entregar a los menores a sus padres bajo los protocolos establecidos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here