Elementos de la Marina mexicana, tuvieron que disparar al aire para tratar de disolver una multitud que se había ido en su contra, pero lejos de terminar con el acto de protesta fueron agredidos por un centenar de personas que también destruyeron los vehículos en los que se transportaban los marinos
Los hechos, ocurrieron el lunes por la tarde en Ciudad Guzmán, Jalisco, durante una manifestación para exigir la salida de la Marina así como la aparición del joven Ulises Adair Cardona de, 17 años.
En algunas de las camionetas que fueron dañadas, los manifestantes pintaron las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación.
Las personas, se reunieron en la salida de Ciudad Guzmán para marchar hacia el Centro Histórico.
En un comunicado, se informa que el personal naval circulaba a bordo de vehículos oficiales por una avenida de dicha ciudad. El personal actuó de manera disuasiva, con base en el Manual del Uso de la Fuerza de Aplicación Común de las tres Fuerzas Armadas, con el fin de disminuir el nivel de la agresión y reducir el peligro de bajas de civiles y de personal naval, pero al ver que su vida se encontraba en peligro efectuaron disparos disuasivos al aire para dispersar a la multitud y evitar se generara un altercado, que pudo haber resultado en consecuencias de otra naturaleza
En apego a la doctrina y valores navales, la marina no repelió las agresiones físicas y verbales sufridas por los manifestantes, inclusive cuando fueron agredidos de manera directa, mientras trasladaban a un elemento naval que por la naturaleza de sus heridas, requería primeros auxilios de manera inmediata», aseguró la institución.

despirta guanjuato