Además de la enfermedad del coronavirus, siguen presentes en el mundo, otras enfermedades mortales como el cáncer y los expertos no se olvidan y siguen en investigaciones para esa terrible enfermedad.

Pues, científicos del Instituto de Química de la Universidad Nacional autónoma de México (UNAM) desarrollaron una mutante de la toxina tamapina, que contiene el veneno del alacrán rojo de la india, para inhibir la propagación del cáncer de mama, de piel y de próstata.

Por otra parte, el investigador Federico del Rio Portilla y Marlen Mayorga Flores, informaron que esta sustancia es capaz de inhibir la metástasis, como la migración de células malignas de 60 a 70 % de los tres tipos de cáncer.

El experto explicó que el primer paso para que las células cancerígenas se vuelvan metástasis es que comiencen a. migrar, es decir cuando el cáncer se desarrolla en un órgano en forma de tumor pequeño, con el tiempo crece y las células se esparcen a otras partes del cuerpo.

En tanto que indicaron que el próximo paso, como en todo fármaco es llevar a cabo las etapas preclínicas y clínicas para comprobar su correcto funcionamiento y así  la UNAM procedería a patentar esta mutante toxina Mesobutus Tamulus.