El portavoz del parque, Jerry Willis, indicó que unas 3,000 personas fueron conducidas a una plaza a una distancia segura del incendio, que comenzó alrededor del mediodía del lunes. Luego abordaron a los turistas en los ferries para evacuarlos a un lugar seguro aunque estos entraron en panico al no ser informados de exactamente que estaba sucediendo.

No obstante, a pesar del panico y descontrol, las autoridades informaron que la situación fue rapidamente controlada y reabrieron el monumento tiempo despues para seguir con la atencion a los turistas y locales que gastan ahí su tiempo y dinero.

Willis indicó que un trabajador de la construcción fue atendido en el lugar por una lesión leve. En el área afectada se está construyendo un nuevo espacio de seguridad para prevenir cualquier tipo de situacion de peligro.

En 2015, en el monumento ocurrió otro gran desalojo debido a una amenaza de bomba anónima. Luego de la inspección por parte de las autoridades no se encontró rastro de un explosivo.