Los hechos ocurrieron en las oficinas municipales ubicadas en la calle morelos, ante la vista de varios testigos.

Tras la agresión la empleada municipal se dirigió al departamento de violencia contra la mujer en el DIF, así como al ministerio público, donde le ofrecieron protección, y levantó la denuncia correspondiente.

Ante la agresión, la contraloría municipal tomó conocimiento del caso, además de los testimonios de varios testigos que presenciaron los hechos mientras se encontraban realizando trámites en las oficinas donde sucedieron los hechos, y el asesor jurídico de la contraloría confirmó la denuncia.

Hasta el momento, se desconocen las causas de la agresión en contra de la funcionaria pública, quien además teme perder su empleo tras haber realizado la denuncia correpondiente.

despirta guanjuato