Después de pronunciar un discurso de disculpas evadidas a lo general, y deslinde, que indica que el rector Agripino no ha aprendido nada de los seis días de paro estudiantil en la Universidad de Guanajuato, su cargo es cada minuto más insostenible, sólo que los estudiantes le están dando chance de irse con dignidad

El rector de la Universidad de Guanajuato, Luis Felipe Guerrero Agripino, pidió una disculpa pública a la comunidad estudiantil de la Universidad de Guanajuato en paro, por no haber estado a la altura de sus necesidades y exigencias, por no haber sabido escuchar y permitir que la situación llegara hasta estos niveles de crispación. Además, se disculpó por los casos de acoso sexual al interior de la universidad, aunque no se lo hayan pedido, aseguró. A la salida se limitó a decir que reafirmaba lo dicho en su discurso y se retiró. Los estudiantes se limitaron a dar por concluido el evento de una manera tajante y salieron en orden y en silencio.

Ante la magnitud del movimiento, desde las primeras horas se vislumbraba que el cargo del rector Agripino era insostenible, sin embargo se ha aferrado a continuar, dado que no es una exigencia de los estudiantes. El hecho de que no haya disminuido su soberbia, y sí haya pronunciado un discurso de deslinde, tarde o temprano lo pondrá en una situación de renuncia. De manera subrepticia el movimiento pide su cabeza, sólo le están dando chance de irse con dignidad. Las disculpas evadidas a lo general, los mea culpa a programas y protocolos, pero, sobre todo, al hablar de no haber estado a la altura, nos habla de su fondo arrogante, carente de humildad.

Aun así, los estudiantes han confiado en las autoridades y levantarán el paro mañana Martes 10 de diciembre a las 7 de la mañana, para hacer limpieza, recolección y cierre, según informan en su página oficial.

despirta guanjuato