El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, subió un 103 por ciento el salario mínimo integral del país y lo ubicó en 5 millones 196 mil bolívares, equivalentes a 65 dólares según la única tasa oficial de cambio en la que un dólar estadounidense cuesta 80 mil bolívares.

Se anunció también que el pago mensual por concepto de bono de alimentación, obligatorio en el país, será ahora de 2 millones 196 mil bolívares con lo que el ingreso mínimo legal de los trabajadores pasará de 2 millones 555 mil 500 a 5 millones 196 mil bolívares.

Debe procederse de manera inmediata al ajuste de todas las tablas de trabajadores de la administración pública prosiguió Maduro y detalló que en el caso de médicos, maestros, militares y policías el ajuste será de 200 por ciento de manera inmediata.

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, ubicó la inflación de mayo en 110 por ciento y aseguró que los precios suben 2.4 por ciento cada día en el país petrolero incrementando la crisis que se vive.

Este es el cuarto aumento salarial que aprueba el Ejecutivo en lo que va de año, luego de que se formalizasen incrementos en enero, marzo y mayo, pero aun con los incrementos, la calidad de vida no mejora.

El gobernante venezolano cerró 2017 con siete aumentos al sueldo mínimo, el último de ellos anunciado el 31 de diciembre, con lo que este ingreso que es percibido por al menos la mitad de los trabajadores del país alcanzó cerca de un 250 por ciento de incremento, respecto a finales de 2016.