Continúa la falta de pagos a empleadas de limpieza y personal de seguridad de la empresa de outsourcing Consorcio Limpieza Profesional, subcontratada por el ISSSTE para esos servicios. Hace unas semanas le presentamos el caso de unas afanadoras que de plano trabajaban gratis y en unas condiciones lamentables, bajo amenazas de no decirle a nadie que no les pagan a tiempo, que hay retrasos hasta de tres meses y promesas de pago que no se cumplen. Por humanidad hacia los pacientes del hospital no han hecho paro de labores.

También le explicamos en este medio las condiciones deplorables de este tipo de empresas outsourcing.

Los reportes a esta televisora han continuado, sólo que ahora se suma el personal de vigilancia, en el mismo sentido.

Las que despidieron después de un infierno, no han recibido su finiquito, sólo promesas que no se cumplen y amenazas de no denunciar este ilícito.

Resulta preocupante para cualquiera que se atienda en el ISSSTE saber que ni el personal de limpieza ni el de vigilancia están recibiendo sus salarios, situación estresante que puede desconcentrarlos de sus labores en perjuicio de los pacientes.

Reza el dicho que nunca te pelees con la cocinera. En este caso, el ISSSTE no debería dejarle al outsourcing o subcontratación actividades tan importantes como todas las que se desarrollan en un hospital.

La empresa subcontratada manda personal que gana una miseria y con retrasos en los pagos que le impiden mantener a su familia, entonces imagínese cómo llegan, desesperados, preocupados, con la panza vacía y la cabeza en otro lado. Encima deben aguantar la humillación y amenazas de sus supervisores por reclamar, cuando los mismos supervisores han aceptado que la empresa utiliza el dinero en otros pagos de servicios, no en la nómina.

Una calamidad que ha destruido el futuro de millones de mexicanos: el outsourcing.

Deneck Inzunza.