El Jardín del Cantador es punto por excelencia para realizar diversas actividades, pasear con la familia, con la mascota, andar en bicicleta, patines, correr, trotar o simplemente disfrutar de un momento agradable bajo la sombra de los árboles que se encuentran en el lugar.
Pero algo está pasando en esta zona, de las aproximadamente 70 luminarias de piso que se encuentran instaladas a sus alrededores, ninguna está en óptimas condiciones y por consiguiente ninguna funciona, es de mencionar que en reiteradas ocasiones la autoridad local ha colocado focos, pero el cableado es viejo y no sirve, los focos a los pocos días ya fueron robados y en su lugar podemos ver basura.
En la parte central hay un kiosco, mismo que no ha sido intervenido para su restauración desde hace muchísimo tiempo, la indiferencia de las autoridades ha generado que el paso del tiempo y las condiciones climatológicas hagan su trabajo, algunas de sus partes al ser de madera se pudrieron y desprendieron de la parte superior.
Parte de la herrería ha desaparecido misteriosamente, y aunque es visible que se trata de un robo no hay investigación alguna para dar con los responsables, conforme pasan los días el barandal se extingue cada vez más.
En el mismo espacio que rodea el kiosco, varias lozas de cantera se han desprendido, un registro se encuentra sumido, estas condiciones ya han provocado que varias personas tropiecen y caigan al suelo al igual que niños que andan en bicicleta.
Es de mencionar que hace apenas un par de meses, la autoridad municipal anuncio que las dos fuentes que se encuentran en este jardín del cantador, iban a funcionar de manera permanente, oh tremenda mentirota, pues ninguna de las dos se encuentra funcionando actualmente.
Al caminar por este hermoso parque podemos observar 23 bustos colocados en todo el trayecto, para esto se le invirtió un millón de pesos, no obstante, las condiciones que guardan no son las mejores, la mayoría presenta daños en su estructura, las losas de cantera se han desprendido y muchas de las estatuas están vandalizadas.
En una de sus entradas podemos leer la leyenda de “Inmueble Catalogado” pero la poca atención que se le ha dado es visible, esta estructura está debilitándose, fracturándose y a nadie parece importar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here