Silvano Aureoles visitó este martes el convulso municipio de Aguililla, sitiado desde hace meses por el narco, y escenario de desplazamientos forzados, balaceras y desapariciones. Claro está que el señor gobernador llegó en helicóptero porque las carreteras están tomadas por la delincuencia organizada, lo que generó descontento entre los habitantes, quienes exigían que Silvano Aureoles viajara por carretera para que conociera la verdadera situación que ellos viven.

Los habitantes se manifestaban contra la violencia y el gobernador los hizo víctimas de violencia, al encarara a uno de ellos y propinarle un empujón.

El mandatario perredista no se esperaba esa recepción y reaccionó molesto.