El Día del Niño es una celebración anual dedicada a la fraternidad y a la comprensión de la infancia del mundo y destinado a actividades para la promoción del bienestar y de los derechos de los niños, es celebrado en varios países en diferentes fechas.1​ La Organización de las Naciones Unidas lo celebra el 20 de noviembre de cada año, con el nombre de Día Universal del Niño.2​

El origen de esta celebración a nivel global se remonta a la Primera Guerra Mundial, conflicto de escala masiva que cambió gran parte de los paradigmas sobre la guerra entre naciones    rigen de la celebración

Una de las primeras activistas sobre este tema fue Eglantyne Jebb, fundadora de la organización Save the Children, la cual con ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja impulsó la adopción de la primera Declaración de los Derechos de los Niños

En 1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas, mediante la resolución 836 (IX) del 14 de diciembre, recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos que celebraran dicho día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente.

Esta celebración contiene un lado oscuro, una realidad que opaca la alegría de los más inocentes, algo que paga cientos de risitas y mata miles de sueños que se forman en una cabecita soñadora.

La gran verdad es que existen millones de niños que no pueden celebrar el día del niño, o mejor dicho que no tienen como celebrarlo, ya que su situación familiar, social o económica no se los permite.

Así es hablamos de los Niños de la calle, niños en situación de la ciudad o niños habitantes de la calle s, términos usados para llamar a los niños que viven en las calles de una ciudad, privados de atención familiar y protección de un adulto. Se estima que en el mundo hay alrededor de 120 millones de niños viviendo en la calle

Gran mayoría de estos pequeñines son explotados por sus propios padres, haciéndoles dedicarse a actividades comerciales, algunos otros de verdad están en una situación de abandono, no cuentan con nadie que les brinde atención, ayuda o un lugar cálido y de bienestar, lo que nosotros conocemos como hogar.

Cabe señalar que estos niños están expuestos a toda clase de abusos, tales como explotación sexual, explotación laboral, están expuestos también a caer en las garras del narcotráfico y el consumo de drogas, incluso  en muchas de las grandes ciudades del mundo, y especialmente en países en vías de desarrollo, y son víctimas de abusos, negligencia y explotación. En ocasiones, los niños son asesinados por «escuadrones de limpieza» organizados por los negocios locales.

Esto sin duda alguna es terrible y pese a que se han hecho miles de intentos para erradicar este grave problema que afecta a los seres más indefensos, hasta la fecha no se tiene una solución clara para poder ayudar a todos estos pequeños que se encuentran viviendo una cruel , terrible y no merecida cruda realidad.

despirta guanjuato