Con el rostro desfigurado por golpes y balazos, la tarde de este jueves encontraron el cuerpo sin vida de un hombre de unos 40 años de edad, quien estaba tirado en el camino de terracería que está a un costado del paraje conocido como Las Islitas.

El hallazgo quedó registrado a las 13:55 horas, el reporte de quienes lo encontraron señaló que el finado estaba maniatado con un cable verde y que presentaba huellas de violencia.

Más tarde, arribaron los peritos y policías que verificaron lo dicho por la ciudadanía y constataron que el occiso estaba tirado a un costado del cruce del Río Lerma, en la comunidad de Inchamácuaro.

Las lesiones que le infringieron sus victimarios eran evidentes ya que destrozaron prácticamente la cara a golpes y balazos, además de le propinaron otros disparos en la parte trasera del cráneo.

En el sitio del hallazgo, los peritos localizaron seis casquillos, tres de calibre nueve milímetros y tres para fusil AR-15, calibre .223.

Como señas particulares, el finado tenía un tatuaje de la Virgen de Guadalupe en el antebrazo izquierdo, cabello entrecano, vestía pantalón de mezclilla azul y playera negra con la leyenda Bunbury.