La desintegración familiar y el abandono del gobierno de Guanajuato en la atención a la familia han generado que los jóvenes se integren a grupos delincuenciales y son los que mueren en los enfrentamientos armados o desaparecen y son encontrados en fosas clandestinas, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera.

Los jóvenes fueron crecieron y se fueron desarrollando en su crianza sin tutela debido a la desintegración de las familias.

Estas declaraciones se dan el contexto de las masacres y ataques armados suscitados en la zona Laja Bajío de Guanajuato, pero también en el reinicio de las brigadas realizadas por la Comisión Estatal y Nacional de Búsqueda de Personas, a petición de los colectivos de familias de personas desaparecidas, cuyos resultados ya suman más de 200 hallazgos entre personas y restos humanos.

Indicó que por mucho tiempo el gobierno de Guanajuato le apostó a la educación privada, dejando de lado la oferta pública para los jóvenes, cuyas condiciones de rezago y desintegración derivó en que fueran enganchados por la delincuencia organizada, también denunció que otro factor es que se permitió la convivencia entre autoridades y delincuentes.

Sostuvo que en Guanajuato hay una profunda descomposición social que se fue gestando durante años porque se abandonó a la gente y se permitió el desarrollo de grupos dedicados a la delincuencia.

Durante 2020 en Guanajuato hubo 4,300 homicidios dolosos, 30% más que en 2019.

Deneck Inzunza.