El primer reporte llego a cabina de emergencias cerca de las 8 de la noche y se informaba que sobre la colonia el comunal había una intensa balacera entre sujetos desconocidos y aparentemente había una persona sin vida resultado de este ataque.
De manera inmediata las autoridades acudieron hasta el lugar del reporte para solamente encontrar dos camionetas abandonadas sobre la calle efrain capiz.
En la zona también había un vehículo color gris que se encontraba con la puerta abierta y al interior los oficiales de la policía municipal encontraron un cargador de un arma larga y nada más.
Metros adelante encontraron otra unidad y esta con placas del estado de Querétaro que presentaba varios impactos de bala de diferentes calibres en toda la carrocería.
Los elementos comenzaron con la revisión de la zona para buscar al supuesto cadáver, pero no lograron encontrar absolutamente nada ni tampoco cartuchos percutidos o armas en el lugar por lo que suponen que si en verdad había ahí un cadáver, se lo llevaron los involucrados en el ataque.
Minutos después, cerca de las 9 de la noche, mientras se encontraban aun los policías en este primer lugar, se recibió a cabina de emergencias un segundo reporte donde también los vecinos informaban sobre otra balacera, pero está en la colonia los fresnos donde igual que en el primer llamado, informaron sobre dos personas que se encontraban sin vida sobre la calle mariano Abasolo esquina con la calle jacarandas.
Las autoridades movilizaron a otro equipo inmediatamente hasta el lugar de este segundo reporte y de acuerdo con testimonios de testigos, contaron que dos hombres viajaban a bordo de un automóvil de la marca Nissan modelo platina en color negro cuando fueron interceptados por otro vehículo desde el cual sujetos armados les dispararon en varias ocasiones y después de cumplir su misión, abandonaron la escena del crimen a toda prisa dejando a los tripulantes del otro vehículo, sin vida.
En el lugar también se encontraban algunos familiares de estas dos víctimas quienes entre gritos de dolor y llantos sin control identificaron a uno de los occisos como Mario mientras que el otro aún sigue en calidad de desconocido.
Los elementos procedieron con el acordonamiento de esta zona y se solicitó la presencia de elementos del servicio médico forense para hacer el debido retiro de los cadáveres y llevarlos al servicio para la realización de la necropsia de ley en busca de obtener más datos sobre el crimen.
En ambos casos se abrió una carpeta de investigación y se desconoce si ambos ataques están relacionados.