De nueva cuenta la colonia las Margaritas fue el escenario perfecto para un ataque a balazos, en esta ocasión cobro la vida de un hombre y dejo a dos más heridos, pero este no seria el único atentado, pues en la colonia El Retiro otras dos personas fueron acribilladas. 

El primero se registró a eso de las 8 de la noche, sobre las calles Río Mayo y Río Frío, en la colonia Margaritas donde una familia se encontraban platicando, hasta que un grupo armado llego y comenzó a balacearlos.

A la llegada de Policías y paramédicos encontraron dentro de la vivienda a dos hombres heridos quienes fueron identificados como,

José Daniel N. de 32 años y José Daniel N. de 64 años, ambos lesionados en distintas partes de su cuerpo.

Fuera de la casa se encontraba Jesús N. de 32 años, quien perdió la vida mientras recibía atención médica.

A las 10:39 de la noche, en la colonia El Retiro otras muertes se llorarían en la zona, en este hecho un grupo de amigos se encontraban platicando fuera de una casa ubicada entre las calles Sirio y la esquina con Zitácuaro.

Según testigos hombres armados con cuernos de chivo llegaron y comenzaron atacar directamente a uno de los amigos, mientras que los otros intentaron huir, pero las balas los alcanzaron, “El Joners” como era conocido el objetivo de los sicarios, fue impactado por al menos 10 balas en el rostro, el cráneo y el tórax, muriendo en el lugar.

En ese momento una mujer iba pasando por el lugar, convirtiéndose en una victima colateral, pues a pesar de ser trasladada a un hospital, murió a consecuencia de las heridas en el brazo derecho, espalda, pecho y rostro, quedando identificada como Alejandra de 22 años.

Los dos amigos del fallecido, fueron reconocidos como Juan Daniel “N” de 22 años, quien recibió un disparo en la espalda y Axel Miguel de 21 años con lesiones en el cráneo, en el ojo izquierdo, en el cuello, en el tórax, en hombro lado derecho y mano derecha. El estado de salud de ambos fue reportado como grave.

En ambos casos las zonas fueron acordonadas, para trasladar los cuerpos a la morgue, e indagar las evidencias dejadas en el lugar, como los casquillos percutidos.