Derivado del hartazgo y las irregularidades en el sistema de justicia,pobladores de la colonia Benito Juarez, por poco linchan y queman a una mujer,  quien presuntamente se encuentra involucrada en el rapto de una recién nacida.

La madre de la menor que fue raptada fue entrevistada en el lugar de lo hechos y señaló que su hija de 15 días de nacida fue sustraída con lujo de violencia, al parecer por un grupo de personas que entraron a su casa, tomaron a la bebé y huyeron, por lo que la madre comenzó a pedir a gritos desesperados ayuda.

El hecho ocurrió minutos antes de las 8 y media de la noche, en la esquina de las calles José María Maciel y Esteban Gonzalez;

Los vecinos al percatarse de lo ocurrido, rápidamente salieron a la calle, y lograron detener a una mujer quien fue señalada por la madre como una ex empleada doméstica, que laboro con ella y una de las presuntas involucradas en el robo de su pequeña.

De una manera bestial, se empezó a acumular la gente en torno a la fémina detenida y entre gritos, jalones de cabello y puñetazos la mujer fue retenida entre los vecinos, en tanto la mujer con gritos desesperados decía que era inocente, sin embargo la turba enardecida de personas, comenzaron a quemarla con cigarros, patearla y exigían delatara a sus cómplices y dijera donde estaba la pequeña.

Ante la negativa de la mujer para confirmar el paradero de la bebé, algunos de los vecinos comenzaron a rociarle gasolina porque aseguraban la quemarían, mientras la emplayaron al tronco de un árbol cual mercancía defectuosa, todo ante la presencia de las autoridades policiales que se limitaban a vigilar a lo lejos, sin meter las manos.

Inserto mujer diciendo que no sabe nada (video completo donde sale ella).

Los ajetreos de la gente por tomar justicia por su propia mano, no dejaban que las autoridades tanto locales como militares, pudieran intervenir para aclarar las cosas, pues el hartazgo social, y la desesperación de la población cada vez va en aumento, derivado de que dicen existen nulos resultados en las autoridades que a decir de ellos solo llegaron al poder para enriquecerse y no hacen nada por la ciudadanía, por lo que los propios vecinos querían dar con el paradero de la menor, en tanto la mujer aseguraba que ella fue obligada a cometer el robo, pero que no sabía el paradero de los responsables.

Fue largo el tiempo en el que los militares tuvieron que negociar con la multitud enardecida para que les entregaran a la mujer y poder comenzar con las indagatorias correspondientes para dar con el paradero de la pequeñita.

La mujer detenida fue llevada a comparecer ante el Ministerio Público quien investiga para la mecánica y el móvil de este evento que terminó con un conato de enfrentamiento entre hombres, mujeres y elementos policiacos.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana confirmó que todos los elementos de la corporación y otras autoridades cuentan con una fotografía de la bebé y se giró la instrucción a todos los elementos a que mantengan su búsqueda para localizarla sana y salva, y regresarla a su familia.

En el operativo resultó un elemento de la Policía Municipal lesionado con una cortada de aproximadamente 5 centímetros en la cabeza provocada por un machete, así como una unidad con daños al medallón.

La ciudadanía se encuentra harta, desesperada y con la sed de justicia, por lo que comienzan a ser justicieros por su propia mano, ante la desolación al ver que los encargados de la seguridad y del orden no meten las manos.

Irapuato, se ha convertido en una ciudad sin Ley, gobernado por un presidente hambriento de poder, al que poco le importa la seguridad ciudadana, comienza su segundo trienio consecutivo, el cual aseguró que la inseguridad y la delincuencia disminuirían, todo con apoyo del gobierno estatal, pero tal parece que esto se ha quedado en puras promesas para la desolada ciudadanía quien una vez más, le ofreció su voto de confianza.

Además, los linchamientos que se han vivido en el país a causa de los presuntos robos de menores, han sido focos rojos, que han causado el hartazgo de la sociedad.

En el pasado mes de agosto, en Acatlán de Osorio, Puebla; dos campesinos fueron linchados y quemados vivos tras ser señalados por los ciudadanos de que supuestamente se habían robado a dos niños.

La tarde del 28 de agosto fueron detenidos por la Policía Municipal, por ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública, pero la población, cansada de ser víctimas de la delincuencia y la impunidad, corrió el rumor de que eran roba chicos, se organizaron, la policía les abrió la puerta de la comisaría, los entregó y a los pocos minutos ya estaban ardiendo vivos en medio de la plaza pública.

Decenas de mirones tomaban videos y fotografías en sus celulares, Francisco decidió hacer una transmisión en Facebook Live para “presumir” la justicia por su propia mano. Charo, la madre de Ricardo Flores, fue una de las más de 800 personas que se conectaron “en vivo”, vio cómo les prendían fuego a su hijo y a su cuñado. Lanzó una súplica para evitarlo, pero no funcionó.

La razón para quemarlos, la misma de otros linchamientos en Puebla: “los van a dejar libres”. Así, la turba presionó a las autoridades y dos de los cinco uniformados que estaban ahí tomaron la decisión de sacarlos de la prisión y entregarlos a los pobladores.

En este caso, murieron dos inocentes que fueron señalados sin saber el motivo, solo por rumores que corrieron entre los habitantes de aquella comunidad.

Ahora remontémonos nuevamente a los sucedido en Irapuato, ¿será verdad que una menor se encuentra desaparecida? La Procuraduría General de Justicia aseguró que no tenía una denuncia del caso, y mucho menos, una mujer bajo el resguardo de las autoridades.

¿Será inocente como la mujer dice? En sus súplicas por piedad, decía que fue obligada, que no sabía nada más, ¿acaso será una blanca palomita?

Lamentablemente, la gente se deja llevar por los rumores y habladurías de la gente, que por rencores o por el simple hecho de hacerle la maldad a alguien, comienza a decir falsedades, perjudicando a su víctima de manera que hasta la vida podría perder, solo por rencores, odio, y malos pensamientos.

Ahora, ¿porqué las autoridades no hacen nada? Y, si se meten y usan la fuerza para poner orden, son acusados de violencia y de no respetar los derechos humanos. ¿Hasta donde debemos tolerar esta situación?

Es un caso con dos vertientes, si se meten, porque usan la fuerza, y si no, que no hacen nada para poner orden y hacer justicia.

Bien decían varias mujeres, que el mantener a la mujer como rehén, no iba a solucionar nada, puesto que se necesitaba de la inteligencia y operativos de las autoridades competentes para dar con el paradero de la menor.

Bien dicen, el que la hace, la paga, tarde que temprano, y si esos presuntos roba chicos, separaron a la pequeña de tan solo 15 días de nacida de los brazos de su madre, es porque su avaricia, su instinto criminal es más fuerte que su sentido humano.