La presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ordenó que las banderas del Capitolio izaran a media asta en honor al policía Brian Sicknick, quien murió mientras ejercía su labor durante de los disturbios en el recinto. El oficial Sicknick es la quinta víctima derivada de la toma del Capitolio, por lo que Pelosi envió, mediante Twitter, sus condolencias a los familiares del agente, a nombre de la Cámara de Representantes. Califica la toma del Capitolio por grupos simpatizantes del aún presidente Donald Trump, como una profunda tragedia y mancha en la historia de esa nación.

Brian Sicknick fue un veterano que había trabajado durante doce años en la Policía del Capitolio de Estados Unidos. Pelosi indicó el deber de los servidores públicos es proteger al país de todas las amenazas extranjeras y nacionales.

Además del policía, otras cuatro personas murieron durante la toma violenta del Capitolio de Estados Unidos, en Washington, de acuerdo con Robert Contee, jefe de la policía local.  Durante conferencia de prensa, las autoridades detallaron que una mujer, Ashli Babbitt, defensora de Trump, murió tras recibir un disparo letal de la Policía y otras tres personas fallecieron por «urgencias médicas», ellos son Kevin Greeson, de 55 años, de Athens, Alabama; Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw, Georgia, y Benjamin Phillips, de 50 años, de Ringtown, Pensilvania.

La Cámara de Representantes dice que iniciará un juicio político a mediados de la próxima semana contra el presidente Donald Trump por incitar a sus seguidores a asaltar el Capitolio, en un acto que ha dejado cinco muertos, si el vicepresidente Mike Pence y el gabinete no invocan la Enmienda 25 para destituir al mandatario saliente.

La demócrata Katherine Clark, vicepresidenta de la Cámara Baja, declaró a CNN que Donald Trump necesita ser destituido de su cargo para proteger a la democracia.

Mientras, el presidente Donald Trump ha suavizado el tono de su discurso y ha prometido una transición tranquila y que siempre sí acepta que Joe Biden tome las riendas del país, pero que no asistirá a la ceremonia de traspaso de poder.

Por otro lado, dos secretarias de estado han renunciado al gabinete del Trump como protesta a la violencia desatada en la toma del Capitolio y hasta el vicepresidente Mike Pence le ha dado la espalda.

Deneck Inzunza.