Continúa sin ser identificado el hombre cuyo cadáver abandonaron envuelto en una cobija en la calle Severo Castillo, de la colonia Gobernadores, la tarde del sábado.
Lo que más extraña de este homicidio, es que los criminales se tomaron la molestia de cargar consigo, además del cadáver, un colchón y cobijas que dejaron junto al occiso en un camino de terracería que colinda con una escuela Preparatoria.
De acuerdo con versión de testigos, el finado presentaba señales de haber sido objeto de tortura, además de que, presuntamente, murió al recibir varios balazos en su cuerpo.
El hallazgo del cuerpo lo hicieron personas que transitaban por la zona y a las cuales les pareció extraño que hubiese un colchón tirado a medio camino, cuando acudieron para ver de qué se trataba, menuda sorpresa se llevaron pues descubrieron el cadáver perfectamente enrollado en una cobija.