Semana movida en materia política en la capital, porque todo lo que tenga que ver con la polis, ciudad, es política; y es que apenas nos levantábamos de las declaraciones de Trump , que quiere incursionar militarmente en México, y las del gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué, que le da permiso y se entrega, nos enfrentamos con un paro estudiantil en la Universidad de Guanajuato, que fue erróneamente menospreciado por la rectoría de la casa de estudios y terminó por escalar hasta el gobierno municipal, del estado y la Fiscalía General. La semana termina con la crispación política y el rostro desencajado de un rector que en su mirada y ceño fruncido parece darse cuenta de que está pagando su alejamiento del piso de la realidad estudiantil.

El movimiento estudiantil no había cumplido ni 30 horas, y ya tenía amarrados al gobernador, al alcalde y al rector para que no sólo dieran declaraciones ni emitieran oficios ni crearan protocolos diseñados para no funcionar y seguir encubriendo delitos, no. Ellos quieren acciones concretas y solución inmediata a las demandas para que la actividad de la universidad continúe, dándole a sus bases, el estudiantado, la fuerza y peso que durante lustros han ido perdiendo en la casa de estudios. Sin embargo, el Fiscal general, Carlos Zamarripa, no asistió, y los estudiantes, fieles a lo que habían advertido el día anterior, se levantaron luego de dejar en claro que ¡sin los cuatro no hay trato!

La comunidad estudiantil UG le demostró al gobierno que va en serio, que no habrá puntos débiles, que no cederán. No claudicaron ante lo que bien pudo ser una estrategia para medirlos, propia de los gobiernos totalitarios.

Lo acontecido en el Teatro Principal el pasado 5 de diciembre es definitivamente un parteaguas en la historia de la ciudad, las revoluciones comienzan en las universidades y así se queman las dictaduras. Los jóvenes estudiantes recordaron que son jóvenes estudiantes que habían sido callados, pisoteados, engañados, traicionados por los órganos de gobierno de la Universidad de Guanajuato, dejándolos a su suerte entre un montón de reglamentos y protocolos diseñados para aventarse la bolita entre departamentos, encubrir y hartar a los denunciantes. El alumnado exige que se les regrese la voz porque ya nunca más callarán.

Esto mismo ha entendido la ciudadanía guanajuatense, quien, en un gesto de solidaridad, se ha volcado a ayudar con lo que pueden a los chavos, acercándoles comida, agua y artículos de limpieza e higiene personal, vaya, que le cuento, ahí estaba cuando los negocios comenzaron a regalar cajas de cartón para los estudiantes que dormirían en el piso.

Los negocios abrieron sus puertas a los estudiantes y algunos han colocado cafeteras, pan, galletas, tortas, sándwiches, agua, hot cakes, con la leyenda: toma lo que necesites. Los

El gobierno de Diego Sinhué ya ha comenzado su trabajo de desprestigio al movimiento a través de uno de sus asesores en materia de manejo de medios e información, conocido sicario del periodismo, ha comenzado a publicar datos personales de los supuestos líderes de este movimiento, poniéndolos claramente en riesgo, sin embargo, los gobiernos sin resultados suelen generar la guerra sucia, sobre todo contra los que no les lamen las botas, como sus trajeados cómplices.

Las acusaciones de encubrimiento de delitos a la comunidad estudiantil, como acoso sexual por parte de docentes que siguen ahí trabajando por su cercanía con el rector, es un asunto que necesariamente debe tratarse y resolverse sin la presencia del rector que los encubre, eso es de una lógica elemental, pero a Guerrero Agripino le gana la bilis y la soberbia, se le suelta la lengua para revolver las mismas palabras que ya le repudia la comunidad estudiantil.

El futuro del movimiento es incierto, pero la esperanza sembrada de cimbrar las estructuras nefastas de los órganos de gobierno universitarios y poner en jaque al gobierno, es un ejercicio de salud social, salud mental y si se van los que se tienen que ir, es gran progreso.

Deneck Inzunza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here