A un costado del “relleno sanitario” en el municipio de Salvatierra, que está entre la cabecera municipal y la comunidad de Ballesteros, fue dejado el cadáver de un hombre, donde el cuerpo del finado carecía de carne en el brazo derecho ya que, al parecer, le arrancaron las jaurías de perros que pululan en el lugar.

Este suceso fue descubierto a las seis horas por personas que transitaban por el lugar rumbo a sus centros de trabajo, notificando a las autoridades mediante el sistema único de emergencias 911. Movilizando a elementos policiacos para comprobar la veracidad de los hechos.
Quienes ya en el sitio, delimitaron la zona con cinta amarilla, para tratar de preservar las evidencias en torno al caso, mas tarde arribaron elementos de la Agencia de Investigación Criminal, que comenzaron con las indagatorias de campo correspondientes en torno al crimen.

Sin embargo, mientras revisaban el cadáver causó extrañeza porque el corte del brazo se observa parejo y no pareciera que hubiese sido arrancado por los dientes de canes pero el cuerpo tenía todo el hueso del húmero al descubierto y el antebrazo sin lesiones aparentes.

El occiso estaba semidesnudo ya que los autores del crimen le bajaron el pantalón hasta los muslos, y le dejaron hecha trizas la playera, a simple vista no le apreciaron heridas de bala.

Posteriormente a terminar con la recolección de evidencias, se ordeno que el cadáver fuera llevado por personal del SEMEFO, al anfiteatro para que se le realizara la necropsia que marca la ley, para determinar así la verdadera causa del fallecimiento y además establecer el móvil y la mecánica de hechos. Ya que, según algunas declaraciones de testigos, afirman que al parecer unos hombres desconocidos llegaron al sitio y simplemente arrojaron el cuerpo del finado para después escapar del sitio a toda velocidad, más no proporcionaron mayores datos que ayuden con la identificación e los presuntos autores materiales del crimen.

despirta guanjuato