Una fuerte explosión sacudió una zona de Kabul en la que se ubican varias bases y oficinas de las fuerzas de seguridad afganas, así como un complejo de las tropas internacionales.

La gran detonación ocurrió sobre las 18:30 hora local en el área de Dispichari, cerca de la autopista que une Kabul con la insegura ciudad oriental de Jalalabad y en la que se encuentra un complejo de las fuerzas de la OTAN.
Ningún grupo ha reclamado todavía la autoría de la acción.
El ataque se produjo horas después de que el presidente afgano, Ashraf Gani, anunciara en una conferencia internacional de dos días convocada por la ONU en Ginebra varios pasos hacia un posible proceso de paz, entre ellos la formación de un equipo de doce negociadores.
Este año Kabul ha sido escenario de múltiples ataques, el último de ellos de envergadura la semana pasada, cuando un atentado suicida contra una reunión de académicos religiosos que celebraban el nacimiento del profeta Mahoma en un salón de bodas causó 55 muertos y cerca de 70 heridos.