En valle de Santiago, el control de las aceras, prácticamente no existe.

Comerciantes ambulantes y uno que otro establecido, se han adueñado de las banquetas para peatones, dejando completamente reducido el paso para los peatones.

Es sobre todo sobre la calle Manuel Doblado una de las colindantes con el Mercado Hidalgo, la que presenta mayor invasión de las banquetas en ambas aceras.

Los comerciantes, prácticamente se han adueñado de las calles de la zona centro, dejando un pequeñísimo espacio para que los compradores puedan acudir a adquirir su mercancía, poniendo en riesgo incluso de sufrir un accidente, pues tiene que descender a la calle para poder cruzar.

Los peatones señalan que ni los tránsitos, ni policías y mucho menos fiscalización se ha encargado de poner un limite a los vendedores, que poco les importa arriesgar a sus propios clientes.

Por otra parte, los conductores tampoco ponen de su parte, pues aun viendo el caos que existe para que los peatones puedan cruzar, no respetan el semáforo ni siquiera los lugares asignados, mayormente, las motocicletas, camiones y bicicletas invaden los espacios por la prisa que llevan por pasar.

Los comerciantes sacan a exponer diversos artículos en la banqueta incluso sobre el arroyo vehicular obstaculizando la vialidad de automovilistas y de peatones que tiene que bajar de la cera asfáltica para cruzar los tendederos de articulos que tienen colgados algunos comercios.