Varios productores avícolas se han embarcado en la misión de crear una nueva especie de pollo, un pollo mejorado, más grande y con diferentes capacidades que solo sirva como alimento para el ser humano.

Esto se debe a los cambios en los hábitos de consumo en los humanos y a la alerta de que, en determinado momento, la especie animal no será suficiente para alimentar al homo sapiens por lo que se está buscando mejorar de manera genética a los pollos para que sean el doble de tamaño y por lo tanto tengan mucha más carne que extraer.

De manera natural quizá por la evolución propia de las especies, esta especie ha ido cambiando con el correr del tiempo, en los años 20´s estas aves eran mucho más pequeñas y tenían menos carne que las actuales, por lo que científicos de la época se propusieron a mejorarles los alimentos para que cambiaran y tuvieran más desarrollo.

De acuerdo con investigaciones arqueológicas, las gallinas fueron domesticadas hace 10 mil años en china y desde ese momento el ser humano las ha transformado casi por completo para poder satisfacer sus necesidades.

Según científicos liderados por la especialista Carys E. Bennett, los hábitos de consumo de los humanos han tenido un impacto profundo en el desarrollo de la subespecie domesticada de los Gallus gallus. Este ha sido tal, que ahora las gallinas son completamente inofensivas, incapaces de sobrevivir sin intervención humana y demasiado gordas como para volar.

De acuerdo a esta información, no es entonces descabellada la idea de que las gallinas evolucionen en favor para poder alimentar a los seres humanos en un determinado caso de escases de carne.