China, una vez más, da un paso adelante en la tecnología, pues han informado que han creado la primera red de comunicación cuántica, la cual esta hecha de 700 fibras ópticas, extendidas a lo largo desde 2 mil kilómetros entre Pekín y Shanghái, adema, tiene dos enlaces con el satélite cuántico Micius que conectan Xinglong y Shanghái.

En dicha red ya se han llevado a cabo, videollamadas, llamadas de audio, fax, trasmisión de texto y archivos, para la verificación tecnológica y transmisión en el mundo real.

A diferencia de la encriptación convencional, esta nueva red de comunicación muestra una gran capacidad, pues es imposible interceptar o descifrar la información, de ser así, colapsara si se intenta intervenir.

Mientras que se espera su uso comercial en un futuro para aplicar a los asuntos de finanzas, políticos y defensa nacional, asimismo se presume que una toda una cadena industrial y eventualmente una internet cuántica verdaderamente seguras, serán posibles.