San Miguel de Allende, Gto.- El ex guerrillero acusado de atentar contra la vida de un senador en Chile, y que fue detenido en San Miguel de Allende acusado de ser el autor de varios secuestros en este país, ahora mediante una carta que envío la revista Proceso señaló que ha sido torturado y acusado injustamente siendo víctima de una red de corrupción de la autoridades.

Raúl Julio Escobar Poblete, es el hombre que vivo los últimos 10 años en San Miguel de Allende bajo el nombre falso de Ramón Alberto Guerra Valencia, hoy se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social número 12, ubicado en el municipio de Ocampo, y durante su aprensión el año pasado en este municipio de Allende, se dijo que formaba parte de una importante célula criminal dedicada al secuestro y que fue la misma que orquestó el rapto a Diego Fernández de Cevallos.

Este hombre fue noticia nacional por varios meses tras su captura, pues con esa detención también se logró la liberación de una extranjera que estaba secuestrada en ese momento y que el hecho se logró gracias a que Poblete había pedido a un taxista llevar un paquete, que al chofer le pareció sospechoso y al abrirlo descubrió que había dedos humanos dentro de este y una carta construcciones para un rescate que entrego a las autoridades.

Por varias semanas se fueron relatando detalles de la vida y la supuesta forma de operar del hombre se decía que torturaba a sus víctimas con música de banda, y que el y su mujer Isabel Mazzarro, se habían mezclado entre la socialité de San Miguel de Allende para así elegir a sus víctimas potenciales, llevando una vida aparentemente honrada.

Si embargo ahora que salió a la luz su carta escrita en diciembre del 2017, el exguerrillero narra que él vivió de forma honorable en San Miguel de Allende y que las autoridades locales y mafias que operan en San Miguel de Allende, lo acusaron dolosamente de ser un secuestrador, y que los taxistas son halcones de la mafia, pues plantea la situacion como si todo se tratara de un complot en su contra.

En ese documento que el exguerrillero mando a Proceso expone que ha sufrido abusos físicos y psicológicos y denuncia una extensa red de corrupción, así como una mafia que opera en San Miguel de Allende -respaldada por autoridades de justicia-, para cometer delitos como el secuestro, también refiere que han obstaculizado el acceso de sus abogados al expediente, lo que ha complicado la aportación de datos para su defensa.

Añade qué horas después de su detención, en mayo pasado, fue objeto de torturas y que tanto él como sus abogados y algunos familiares han sido amenazados varias veces por los fiscales de la Procuraduría de Justicia de Guanajuato a fin de que se declara culpable.

En la carta Raúl Julio Escobar Poblete admite haber pertenecido a la guerrilla que luchó contra la dictadura de Augusto Pinochet y después, buscar asilo en México, donde decidió cambiar de identidad para protegerse.

Pero que desde que se encuentra en el Cefereso, ha estado en aislamiento y castigo, en donde incluso se le niega la posibilidad de acudir a las audiencias sobre su caso, asegura que sus abogados están siendo intimidados y amenazados para que abandonen el caso.

Proceso incluso cita las palabras de Escobar, «El secuestro del que se me acusa, y muchos otros, son realizados por la mafia local, la cual está recibiendo impunidad y en estos momentos sigue realizando otros secuestros; que la policía y el MP colaboran y son parte de la mafia local, llegando al extremo de que a veces la propia policía secuestra a la víctima y la entrega a la mafia; que los taxistas de San Miguel de Allende son todos Halcones de la mafia, y por tanto parte de la misma”, denuncia en su carta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here