En estos días, Ferromex ordenará la reparación de los daños de la estación de carga del tren, en 69 metros del muro que derribó una góndola cargada de alambrón cuando se descarriló, en mayo.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), recomendó reutilizar el material original como los ladrillos que se usaron para su construcción, además de respetar el trazo y procedimiento de obra, así como el tipo de material que se utilizó en 1880.

Oscar Solórzano Ramírez, coordinador de Patrimonio Histórico de la Dirección de Desarrollo Urbano, dijo que, al hacer los planos, no se encontraron daños en otros muros, ni en pilares, dado el impacto a la estructura y que la restauración duraría seis meses.

La antigua estación de carga del tren, fue construida en 1880, y tiene una cimentación de piedra, con 17 pilastras, muros de tabique de 40 centímetros y techo de lámina de dos aguas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here