La justicia ordenó arrestar a Emilio Lozoya, ex director general de Pemex durante la mayor parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, y capturó en España a Alonso Ancira, presidente del consejo de la siderúrgica Altos Hornos de México, por presuntos actos de corrupción vinculados a la constructora brasileña Odebrecht.

La investigación es la primera de alto perfil iniciada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió en diciembre con la promesa de acabar con la corrupción en la segunda mayor economía de América Latina.

El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto dijo en una entrevista que como resultado de sus indagatorias presentó ante la fiscalía general tres cargos contra Lozoya.

El fiscal general Alejandro Gertz dijo que la defensa de Ancira, quien será extraditado a México, pidió libertad bajo fianza pero que el beneficio fue negado por las autoridades españolas.

Ni Nieto, ni la fiscalía, ni el abogado de Lozoya, Javier Coello, pudieron confirmar si existía una orden de aprehensión en su contra.

Sin embargo, autoridades allanaron el martes por la noche la casa de Lozoya y de su padre, informó Coello a la cadena Milenio TV.

La fiscalía dijo que el empresario Alonso Ancira, presidente del consejo de la siderúrgica Altos Hornos de México, fue detenido en España por la Interpol por su supuesta participación en “una serie de delitos que motivaron un grave daño patrimonial” a Pemex.

La fiscalía añadió en un comunicado que podría haber más aprehensiones, como resultado de más de dos meses de diversas diligencias.

despirta guanjuato