Valle de Santiago Guanajuato, es mucho mas que un municipio invadido por el misticismo, sus volcanes, sus verduras gigantes y su abundante agricultura, este lugar ha visto crecer generaciones completas de sus ciudadanos y como testigo, tiene a uno de los espacios favoritos de sus habitantes; la famosa Alameda.

Fundada en el año 1607 al mismo tiempo que la ciudad, este majestuoso espacio verde, es considerada como la mas bonita el estado por su extensión territorial, ya que su inventario de arboles, llegaba a los poco mas de 40 ejemplares de laureles de la indica, sabinos, fresnos, sauces y algunas jacarandas.

Este parque es uno de los mas conocidos y todo un referente para el hogar de las 7 luminarias, sin embargo, esto no ha sido motivo suficiente para que los ciudadanos sepan valorarlo ni mucho menos cuidarlo, pues actualmente se encuentra tremendamente vandalizado, destruido en muchas partes de su mobiliario y aunque en gran media conserva parte de su fisionomía original, ha perdido su esencia poco a poco.

Este parque que ha visto ir y venir a muchas parejas de enamorados es ahora un espacio que resiente los estragos el desgaste que sus demandantes le han ocasionado.

La alameda, necesita atención y una inversión que le garantice la reposición de las tres bancas y de las dos fuentes de cantera faltantes, además de sus candiles que indudablemente fueron sustraídos a propósito.

A pesar de los señalamientos a los usuarios, de no transitar los espacios con patinetas, bicicletas o algún otro artefacto que pidiera dañar la estructura, estos no se han respetado, haciendo de este lugar, el hogar e miles de aves, conocidos como perros de agua que comen como patos, parecen parecen pájaros, se paran como garzas y graznan como perro, en  un espacio destruido a simple vista.

Con una extensión de 400 metros cuadrados la Alameda cuenta en la actualidad con la barda original construida alrededor del área arbolada, hecha a base de cal y canto en el año de 1888 durante su inauguración y que ahora presenta desgastes en su estructura por el abuso de este espacio.

Este lugar emblemático era utilizado a finales de los años 30s del siglo pasado para la realización del desfile de carros alegóricos, vehículos que transitaban por entre los árboles.

El cronista emérito, Ascensión Baltazar en sus reseñas, señala que en el año 1906 y 1907, damas de sociedad se interesaron en rehabilitar y mejorar la Alameda. Acudieron al Ayuntamiento en ese tiempo y el grupo de señoritas se dividieron en cuadrantes la zona y periódicamente acudían a regar plantas y árboles y quitar la maleza, ahora se requiere de la participación cívica ciudadana, para mejorar este lugar de recreo que ha servido durante muchas décadas cómo un lugar de descanso para propios y extraños.