El fabricante de automóviles BMW mantendrá sus planes de inversión en Norteamérica a pesar de la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a todos los productos de México, dijo el jueves Oliver Zipse, miembro del Consejo de Administración de la firma alemana.

La semana pasada, Trump amenazó a México con la imposición de aranceles de un 5% a sus productos a partir del 10 de junio, los que irían incrementándose hasta a un 25% si el país no ayudaba a frenar la migración de centroamericanos que, en su gran mayoría, busca ir a Estados Unidos.

Vamos a mantener nuestro plan y en este momento no vemos razón para cambiarlo”, dijo Zipse durante la inauguración de una planta de la empresa en la ciudad de San Luis Potosí. “Casi todos los países tienen tarifas de importación y seguimos vendiendo coches”, agregó.

BMW tiene su planta más grande en Estados Unidos.

Desde la nueva planta, con capacidad para armar hasta 175,000 unidades anuales de su modelo Serie 3, BMW espera este año exportar a 40 países.

Además, el ejecutivo calculó que el proceso de ratificación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte finalizará en 2020.

Las principales automotrices mundiales evaluaban esta semana el costo de los aranceles que Trump amenazó con imponer a los bienes mexicanos, tanto para ellas como para su cadena de suministros, y planean retrasar algunos envíos.

“Nosotros siempre tratamos de buscar soluciones a conflictos y no (dejarlos) escalar”, agregó Zipse, cuando se le preguntó sobre la medida impositiva de Trump. “Un arancel siempre lo paga el consumidor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here