Ante el presidente saliente, Enrique Peña Nieto, diputados, senadores y jefes de Estado extranjeros, López Obrador declaró que no tiene «derecho a fallar» a los mexicanos en su propósito de lograr una histórica reforma del país.

El político de 65 años aseveró que impulsará una «cuarta transformación» a la altura de los movimientos de Independencia, de la Reforma liberal y la Revolución Mexicana.

Para lograrlo convocó a los mexicanos a ser vigilantes de su gobierno, el cual ofreció poner a referendo a mitad de su sexenio en las elecciones legislativas de 2021.

El presidente dedicó la principal parte de su mensaje, de más de una hora, a explicar cuáles considera que son las causas de la «gran corrupción» del país y cómo los gobernantes pasados la toleraron.

Inserto: 02:17 “hoy comienza un cambio de régimen político…”
02:55 “…por al mismo tiempo, profunda y radical, para acabar con al impunidad que impiden el renacimiento de méxico”.

Incluso prometió que se vigilará a amigos, compañeros y familiares, para evitar actos de deshonestidad.

Al abordar la situación de inseguridad de México, país que tuvo a 2017 como el año con más homicidios en las últimas dos décadas, López Obrador insistió en su propuesta de crear la Guardia Nacional militar.

Pese a que durante años se opuso al uso del Ejército para las tareas de seguridad pública, López Obrador defendió la idea de la Guardia Nacional ya que, dijo, las fuerzas armadas no padecen la corrupción de las corporaciones policiales.

Aseguró que la austeridad republicana, como llama a su programa de recortes de gasto gubernamental, ayudará a elevar los salarios de la base de trabajadores del sector público.

Además, explicó que el objetivo será aumentar los ingresos de los mexicanos en general para hacer que la migración sea «optativa, no obligatoria».

Pese a que apuntó en varias ocasiones que hubo complicidad de gobiernos pasados en la «gran corrupción» del país, López Obrador aseguró que no buscará el enjuiciamiento de autoridades anteriores.
Para el nuevo presidente de México, el país padeció la etapa del «neoliberalismo» económico que implicó la privatización de empresas estatales, «deshonestidad» de gobernantes e «influyentismo» en la toma de decisiones públicas.

Aun así AMLO dijo que no dedicará su tiempo a la «simulación» de buscar «chivos expiatorios», además de que planteó un nuevo pacto con los ciudadanos.

En la parte final de su mensaje, el presidente relató que este sábado un ciclista se «emparejó» a su automóvil cuando se dirigía al Congreso. El hombre le dijo: «Tú no tienes derecho a fallarnos».

Es por eso que prometió hacer de esa expresión uno de sus propósitos de gobierno: «Ese es el compromiso que tengo con mi pueblo: no tengo derecho a fallar».

López Obrador, quien fue tres veces candidato presidencial, en el 2006, 2012 y 2018, explicó que se siente preparado para afrontar los problemas del país y buscar potenciar su desarrollo.

Llega a la presidencia como el presidente más votado en décadas, además de que cuenta con una mayoría casi absoluta en ambas cámaras del Congreso.

Tras haber rendido protesta ante los legisladores y autoridades internacionales, el presidente Lópes Obrador, se trasladó al Palacio Nacional donde sirvieron una comida en agradecimiento a todos sus invitados que lo acompañaron para recibir de manos de Enrique Peña Nieto, la banda presidencial.

La comida se desarrolló en el Salón de la Secretaría de Hacienda, con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dando la bienvenida.

Luego, salió al Zócalo de la Ciudad de México donde más de 150 mil ciudadanos lo esperaban para continuar con las celebraciones de su triunfo.

Cuando AMLO subió al templete, dispuesto para la celebración con la que da inicio a su gobierno, un grupo de representantes de 68 pueblos indígenas y el afromexicano le realizó un ritual de purificación, donde le entregaron el bastón de mando, en señal de que los prueblos originarios lo reconocen como líder, siendo el primer mandatario mexicano que lo recibe.

Así mismo, los indigenas le pidieron que mande obedeciendo las plegarias del pueblo.

Después de la ceremonia de purificación, AMLO se dirigió a los mexicanos desde la principal plaza pública del país: «reafirmo el compromiso de no mentir, de no robar, de no traicionar al pueblo de México».

Aseguró que todos los programas de su gobierno tendrán como población preferente a los indígenas.

Una de las personalidades más controversiales del día, fue el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien desde su llegada fue recibido con rechazos por parte de los mexicanos, pero con los brazos abiertos por parte del nuevo mandatario mexicano, López Obrador, quien hasta posó para tomarse la foto del recuerdo.

Mientras se realizaba el discurso en el zócalo, los maestros del sindicato se manifestaron pidiendo el apoyo del presidente nacional para una mejor calidad educativa, a lo que desde la explanada del evento, López Obrador reiteró que será cancelada la reforma educativa, dando mayor respeto a los trabajadores de la educación.

Así mismo, anunció que se iniciará un plan para apoyar a los damnificados por los sismos del 2017, quienes tendrán trabajo, vivienda y servicios públicos, además de que personas con discapacidad e infantes pobres tendrán una pensión igual a la de los adultos mayores.

adelantó que habrá un programa de construcción y reconstrucción de escuelas, centros de salud, edificios públicos y templos que forman parte del patrimonio cultural del país.

Dio a conocer también el inicio del mejoramiento urbano en colonias pobres y marginadas de la frontera norte, además de apoyos para personas con discapacidad en pueblos y colonias marginadas.

Durante la mañana del domingo, Andrés Manuel López Obrador, tomó protesta de los 27 integrantes de su equipo.

La innovación se observa con la participación de secretarios que por su edad pertenecen a la generación de los millennials, quienes, por cierto, son hijos de amigos cercanos a López Obrador.

Como no había sucedido desde los años noventa, por lo menos 11 de los 27 integrantes del gabinete presidencial son egresados de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Con respecto a la equidad de género, quienes integran el círculo cercano son varones.

En contraste, de los 19 colaboradores del gabinete legal, ocho de sus integrantes son mujeres.

Así mismo, encabezó la Salutación a las Fuerzas Armadas en el Campo Marte, acompañado de los secretarios de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval González, y de la Marina Armada de México, almirante José Rafael Ojeda Durán.

Este es el primer encuentro que tendrá López Obrador como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo con las Fuerzas Armadas.

Durante la ceremonia de salutación, Sandoval González destacó que el Ejército trabajará por el bienestar del país y de la ciudadanía, por lo que resaltó la iniciativa para crear la Guardia Nacional.

El titular de la Sedena aseguró que para lograr que el plan de seguridad se lleve a cabo con éxito, es necesaria la participación de la sociedad y de las instituciones, pues de esta manera se podrá hace frente a la inseguridad que vive el país.

Durante su primera rueda de prensa este lunes, l presidente Andrés Manuel López Obrador descartó que su administración vaya a establecer un acuerdo con dirigentes del narcotráfico, sino que trabajará para que la autoridad sea respetada.

El mandatario aclaró que no habrá acuerdos con líderes del crimen organizado, sino que trabajará para llevar a cabo el plan de seguridad ya trazado. Esto, luego de que fuese cuestionado acerca de si algún líder del crimen organizado ya lo había contactado.

Detalló que, a partir de ayer, tras la ceremonia de salutamiento con las Fuerzas Armadas, 35 mil 745 elementos de las policías militar, naval y federal se desplazaron en 150 coordinaciones del país.

Indicó además que estas agrupaciones se están fortaleciendo con el apoyo de policías estatales y municipales, que, voluntariamente, se están integrando a estas coordinaciones.