La mayoría de las veces, por practicidad y economía en el tiempo, las personas llevamos nuestra comida en esos contenedores tan famosos y codiciados por las madres, me refiero a los tuppers, los cuales son pequeños, prácticos y fáciles de transportar y cuando el demonio del hambre nos empieza a tocar por la ventanita de la panza, tomamos el tupper y lo llevamos al microondas para calentar nuestra comida y darle gusto al diente.

Pero ahora un estudio revelado por el investigador Jorge morales del departamento de inmunología del instituto de investigaciones biomédicas de la unam, vino a dar un duro golpe para todos aquellos que tienen el habito de calentar su comida en su tupper pues de acuerdo a su estudio, estos prácticos recipientes liberan una sustancia química llamada bisfenol cuando entran en contacto con el calor del microondas y esta sustancia estimula y ayuda para ganar peso.

El bisfenol se suma a la cadena de factores para desarrollar obesidad, luego de un experimento con ratones se comprobó que en solo 15 semanas los ratones aumentaron 5 gramos de grasa, lo que para un roedor es muchísimo y si aplicamos esto a un ser humano digamos un oficinista o un llamado Godínez como le dicen coloquialmente, que caliente su comida a diario en tuppers, puede en solo 15 semanas ganar de 4 a 5 kilogramos de grasa pura que traerá cargando en su cuerpo.

Este estudio era con otros fines y se buscaba saber si el bisfenol provocaba cáncer de próstata y fue por error que se descubrió que era un factor para ganar peso.

Así que ya lo sabes, la recomendación es que cuando lleves tu comida en un tupper, los saques del recipiente y la calientes en otro que no sea de plástico pues estarán de acuerdo conmigo que nadie queremos ganar peso por comer unas verduras que calentamos en un tupper.