Al mal tiempo buena cara, y es que un orgullo del mexicano es que siempre se las ingenian para salir de los apuros pues al fin de cuentas se buscan diferentes forma para obtener recursos pues hay que llevar el diario a la casa.

Y de lo malo lo bueno, pues en las largas filas, los comerciantes aprovecharon para vender algunas de sus mercancías, desde donas, panesitos , botellas de agua y hasta tacos.

Incluso hubo algunos usuarios de las redes sociales anunciaron se rentaban para hacer fila, cobrando desde 20 pesos hasta 150 según el tiempo formados para llenar sus vehículos de combustible. 

Incluso hubo familias completas quienes aprovecharon la oportunidad de quedarse en la capital para visitar y disfrutar de la última semana en la pista de la pista de hielo para divertirse patinando.

Y la sociedad organizada demuestra que si pueden avanzar como el caso de los compradores en la gasolinera de Noria Alta quienes de manera pacifica y hasta hechando platica enumeraron sus botes para abastecerse de combustible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here