La tragedia de la línea 12 siempre será un episodio escalofriante para todos los mexicanos, un día que jamás se olvidará, pues fueron alrededor de 30 muertes las que se pudieron evitar sí se hubiera realizado un buen trabajo.

La tragedia ocurrió el 3 de mayo y el gobierno de México contrató una empresa extranjera para hacer estudios y esclarecer la realidad de los hechos y fue el 16 de junio por la tarde que los datos preliminares de la compañía noruega DNV se dieron a conocer.

Los primeros datos han hecho enojar a la sociedad pues resulta que la desgracia fue provocada por una falla estructural asociada al menos con 6 deficiencias en el proceso de construcción de la obra.

El documento oficial indica se trato por la soldadura de los pernos Nelson, porosidad y falta de fusión en la unión de pernos y trabe, además faltó material del puente, asimismo diferentes tipos de concreto en la tableta, soldaduras no concluidas o mal ejecutadas y supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.

Previamente se habló de 4 líneas de investigación, en donde se hablaba de la falta de mantenimiento, sin embargo, en este documento se descartó esa posibilidad, ya que se asegura que las fallas que desde el principio de su construcción.

En 2014 la compañía SYSTRA realizó un diagnostico, tras reportar algunas fallas y determinó y encontró que el diseño tenia 15 curas cerradas, los peraltes no era los indicados y no había compatibilidad entre material y al parecer este análisis se echo a la basura, pues ocurrió la tragedia.